Sexting y menores en Redes Sociales

Sexting y menores en Redes Sociales

Compartir en Whatsapp La intimidad parece un elemento pasado de moda. Y es que el sexting, esa actitud de fotografiarse provocativamente y enviar dichas imágenes a personas de nuestro círculo o “confianza”, se va extendiendo entre los jóvenes. La Fiscalía General del Estado, en su Memoria 2013, presentada la semana pasada con motivo de la apertura del año judicial, alerta del aumento de imágenes de contenido sexual realizadas por menores a sí mismos o entre ellos que circulan por las redes sociales y medios tecnológicos. Las aplicaciones de mensajería efímera tipo Snapchat, donde un mensaje se autodestruye pasado un determinado tiempo, puede ofrecer a los jóvenes la “seguridad” de mandar fotos de forma privada subidas de tono. Un informe realizado por la University of Texas Medical Branch at Galveston (UTMB) revela que un 30% de los adolescentes estadounidenses se dedican a enviar fotos en las que aparecen desnudos. Según INTECO, el 1,7% de los menores en España (12 a 16 años) lo envían y el 4,3% lo recibe. Cifras que van en aumento cada año.

La Sociedad hoy

Parece ser que el origen de estas conductas se debe a la “devaluación” de los valores de la intimidad y la privacidad y al culto narcisista de la propia imagen que caracteriza a la sociedad actual. Según la Dra. Susan Lipkins, quien realizó uno de los primeros estudios sobre este tipo de actitudes entre los jóvenes, el sexting produce satisfacción a sus participantes por la sensación de realizar algo arriesgado de una manera aparentemente poco peligrosa. También es una forma de pretender imponerse a otros en un grupo, ser gracioso o servir de reclamo sexual. El problema viene no tanto cuando se envía la imagen, que suele ser de forma voluntaria, sino cuando se viraliza pues es ahí donde se produce la pérdida del control por parte del menor afectado. No se valora las consecuencias de dichas imágenes, la repercusión que puede tener en un futuro. Puede ser que te arrepientas pero ya será demasiado tarde.  Se advierte de que se trata de una práctica de alto riesgo pues puede causar daño a la persona que lo sufre. La Policía nos recuerda que redistribuir imágenes de otras personas con el fin de causarles un perjuicio es un delito. Recordemos que el pasado día 30 del mes de agosto, la Guardia Civil de Castellón detenía a un joven de 19 años por, supuestamente, amenazar a una menor con distribuir material fotográfico suyo en la red. Fue detenido como autor de un supuesto delito de corrupción de menores y amenazas a través de la telefonía móvil e Internet. Eso es “Sextorsión”.

 Sextorsión

Sexting y menores en Redes Sociales A partir del sexting puede aparecer lo que se llama sextorsión o extorsión sexual. Es una forma de explotación sexual en la que una persona es chantajeada con una imagen o video de sí misma desnuda o realizando actos sexuales. Se dice que la primera extorsión sexual comenzó con un mensaje de chat en el verano de 2005, en Florida, cuando un desconocido mandó un mensaje a una adolescente en donde le pedía que le enviara fotos de ella desnuda. Ante la negativa, iba incrementando sus amenazas hasta conseguir sus propósitos. La educación en el ámbito de la “comunicación virtual” debería ser algo primordial en casa y en las escuelas. Enlaces como pantallasamigas pueden ayudar a nuestros jóvenes al uso seguro, responsable y saludable de las redes sociales y nuevas tecnologías.

¿Informas a tus hijos sobre los peligros de internet?

¿Cómo mentalizar a nuestros menores de las consecuencias legales ante el mal uso de las imágenes por la Red?

]]>

2014-09-22T23:21:39+00:0022/09/2014|Blog de Protección de Datos|
Share This