Con los ratios de liquidez en el sector alimentario mediremos la capacidad de las empresas para atender sus pagos en los plazos correspondientes. En otras paralabras, la capacidad de transformar en dinero los recursos empleados en el proceso de explotación y hacer frente a dichos pagos.

En GM Consulting contamos con profesionales especializados en el sector alimentario, por lo que nos ponemos a vuestra disposición para cualquier duda o consulta.

Cuestiones de fondo

Como comentábamos, los ratios de liquidez miden la capacidad de la empresa para hacer frente a sus pagos, por lo que de forma general, a mayor ratio, mayor seguridad de que la empresa afronte sus pagos en los plazos acordados.

No obstante, por si solos, no nos van a dar información suficiente de si nos encontramos o no en los valores óptimos, sino que se tendrán que comparar con otras situaciones o escenarios: los objetivos marcados por la empresa, con los ratios de periodos anteriores para ver la evolución, con el promedio del sector alimentario, con los de las empresas de la competencia,…

A continuación analizaremos los ratios de liquidez más destacados de la empresa:

  • Liquidez general: Nos va a indicar la proporción de las deudas a corto plazo que pueden pagarse con los activos que se convertirán en líquido a corto plazo.

LIQUIDEZ= ACTIVO CORRIENTE / PASIVO CORRIENTE

*Normalmente debería ser superior a 1, pero como comentábamos, se trata de un análisis estático y si fuera inferior no tiene que ser un mal ratio, sino que habría que analizar cada caso.

  • Test ácido: Éste ratio suele ser el más utilizado para conocer las posibilidades de pago, más en el caso de las empresas del sector alimentario, donde las existencias pueden tener un peso importante en el activo. Para un correcto análisis es significativo una buena gestión de insolvencias de créditos ya que tendrá incidencia en la conversión de la liquidez.

TEST ÁCIDO= (ACTIVO CORRIENTE – EXISTENCIAS) / PASIVO CORRIENTE

*Puede considerarse un valor normal el comprendido entre 0,8 y 1. Si el ratio es muy bajo pude considerarse que la empresa puede tener problemas para atender a sus pagos, o si por el contrario es muy elevado, puede significar que la empresa no está rentabilizando sus activos.

  • Disponibilidad inmediata: Mide la solvencia inmediata de la empresa comparando la parte del activo circulante equivalente de efectivo, con el pasivo a corto plazo. También es conocido como la “caja de seguridad” de la empresa para operar a corto plazo con sus activos más líquidos.

DISPONIBILIDAD INMEDIATA= (TESORERÍA + INVERSIONES FINANCIERAS TEMPORALES) / PASIVO CORRIENTE

  • Solvencia: Es un indicador del número de veces que los bienes de la empresa cubren las obligaciones de la misma. Normalmente debe ser superior a 1, ya que si no, contablemente sería situación de quiebra. En la práctica pueden considerarse como valores aceptables los comprendidos entre 1,5 y 2.

SOLVENCIA= ACTIVO TOTAL / PASIVO EXIGIBLE

  • Autofinanciación: Nos va a indicar la parte de los recursos propios que financia la inversión, es decir, el grado de independencia que tiene la empresa. No va a haber un valor específico, pero si suele ser un valor razonable que los fondos propios financien el 50% del activo total.

AUTOFINANCIACIÓN= FONDOS PROPIOS / ACTIVO TOTAL

  • Cobertura: Nos indica si la empresa está financiando el activo no corriente con capitales permanentes (Patrimonio Neto + Pasivo No Corriente). Normalmente debe ser superior a la unidad.

COBERTURA= CAPITALES PERMANENTES / ACTIVO NO CORRIENTE

  • Endeudamiento: Éste ratio nos va a mostrar la composición de la estructura financiera, indicando por cada unidad monetaria de recursos propios aportador, cuánto se utiliza de recursos ajenos.

ENDEUDAMIENTO= PASIVO EXIGIBLE / (PASIVO EXIGIBLE + PATRIMONIO NETO)

*Si el ratio supera 0,6 se va a considerar que la empresa está muy endeudada.

Conclusiones

Si bien es cierto, unos elevados ratios de liquidez, pueden camuflar altos niveles de existencias o altos niveles de saldos de clientes pendientes de cobro lo que puede significar que la empresa tenga dificultades para hacer frente a sus deudas.

Por ello, además de analizar los ratios, es importante destacar otras herramientas básicas para analizar la liquidez de una forma más dinámica:

  • Análisis del Periodo Medio de Maduración: Analiza el tiempo que transcurre desde que la empresa invierte una unidad monetaria en la adquisición de las materias hasta que lo recupera mediante el cobro a clientes de los productos vendidos.

  • El análisis de la posición del Fondo de Maniobra respecto de las Necesidades Operativas de Fondos: éste análisis nos manifestará la parte de recursos de largo plazo que financian los activos a corto, así como las necesidades de financiación de la entidad.

Estas herramientas serán analizadas en posteriores artículos para poder tener una visión más amplia de la liquidez de la empresa.