Compartir en Whatsapp

En el primer trimestre del año 2018, todos los vehículos nuevos en circulación en Europa, incorporarán el dispositivo eCall, que avisará automáticamente a un centro de emergencia 112 (el número único de emergencia europeo) en el caso de que se produzca un accidente, detallando el lugar e incluso, pudiendo establecer conversación con los ocupantes conscientes.

El compromiso retrasa dos años y medio la fecha inicial que había propuesto la Comisión para introducir obligatoriamente la llamada automática de emergencia, que era octubre de 2015.

[ct_message type=»info»]Según el Parlamento Europeo que ha aprobado esta medida, podrán salvarse unas 2.500 vidas al año y reducir la gravedad de los heridos.[/ct_message]

El coste de la instalación, de unos 100 euros por automóvil, recaerá sobre los fabricantes de vehículos y, en el caso de España, las comunidades autónomas serán las responsable de que se cumpla la medida.

Aunque el sistema puede incorporarse a cualquier vehículo, incluido las motos, solo será obligatorio en los denominados M1 (para transporte de pasajeros y que no contenga más de 8 asientos además del asiento del conductor) y N1 (para transporte de carga y con un peso máximo que no exceda las 3,5 toneladas).

Protección de datos

No obstante, algunos países y fabricantes de vehículos han considerado negativamente el siempre conflicto del uso y privacidad de los datos. La resolución del Parlamento Europeo establece que los sistemas borrarán gradualmente los datos de posición no utilizados.

Los eurodiputados han reforzado las cláusulas sobre protección de datos en esta norma para evitar el seguimiento de los vehículos equipados con eCall antes de que ocurra un accidente. Además, si el siniestro se produce, la llamada automática dará a los servicios de emergencia únicamente datos básicos mínimos como el tipo de vehículo, el tipo de carburante utilizado, el momento del accidente y la localización exacta.

El Parlamento también ha introducido cambios en el proyecto para garantizar que los datos reunidos por los centros de emergencia no se transfieran a terceros sin el consentimiento expreso de la persona afectada. Los fabricantes deberán garantizar además que el diseño de la tecnología eCall permita el borrado total y permanente de los datos reunidos.

Veremos si habrá muchas diferencias de implantación y calidad de los servicios de emergencia entre los diferentes países.

EE.UU. y la privacidad en sus vehículos

Por otro lado, y siguiendo la estela de la protección de datos, saber que el 96% de los vehículos nuevos que se venden en Estados Unidos tienen cajas negras (las introdujo General Motors en 1990), unas grabadoras usadas desde hace mucho tiempo por las empresas automovilísticas para analizar el rendimiento de los vehículos; pero la gran cantidad de datos que registran las cajas es lo que suscita la preocupación sobre la privacidad y, la pregunta es: ¿a quién pertenece la información y cómo se puede usar?

[ct_focus color=»light» background=»lightgrey» gradient=»darkgray» style=»normal»]A diferencia de las cajas negras de los aviones, que graban continuamente datos, las grabadoras de los automóviles solo registran los segundos que transcurren durante un accidente o la activación del airbag. Un aparato distinto extrae los datos, que se analizan mediante un software.[/ct_focus]

Pero la falta de estandarización entre los fabricantes ha hecho que sea difícil extraer los datos.

No obstante, agrupaciones empresariales con sede en Washington defienden el control de la seguridad de los pasajeros y argumentan que así, los ingenieros e investigadores pueden entender mejor la respuesta de los coches en el mundo real.

¿Te parece buena la medida de los dispositivos eCall?

¿Crees que en un futuro llevaremos cajas negras en los asientos de nuestros vehículos?

]]>