Hasta ahora, al darse uno de alta como autónomo perdías la prestación por desempleo a menos que optase por la capitalización. Esta medida se plantea como alternativa a la capitalización del paro entre los más jóvenes y tiene como objetivos asegurar un mínimo de ingresos a la persona desempleada que decide emprender así como facilitar la puesta en marcha de su proyecto. A partir del año 2013, la medida permite compatibilizar el cobro del paro o prestación por desempleo con el hecho de estar de alta en el Régimen de autónomos de la Seguridad Social durante un máximo de nueve meses.  En caso de que el autónomo se diera de baja antes, podrá seguir cobrando la prestación por desempleo que le quedase pendiente.