Dejando huella en las redes sociales

Dejando huella en las redes sociales

Actualmente, el uso de la informática permite tratar gran cantidad de datos relativos a las personas físicas, pudiendo llegar a conocer aspectos relacionados con las mismas que suponen una intromisión en su intimidad.

El ciudadano debe concienciarse de que cuando navega por Internet va dejando unas huellas digitales que otros podrían seguir, obteniendo información sobre aspectos relevantes de su vida como dónde vive, dónde trabaja, qué le gusta, y multitud de detalles que conforman su personalidad y que podrían ser utilizados para identificarle.

Para poder controlar la información personal y reducir ese rastro, te proporcionamos orientación y recomendaciones que pueden servirte de ayuda. Por ejemplo, si recibes cartas, email, mensajes de texto o llamadas de teléfono solicitando información personal, no contestes hasta confirmar que son quienes dicen ser y está justificada la necesidad de dar tus datos personales.

Ante llamadas comerciales hazte la pregunta de ¿Por qué necesitan mis datos? Piensa en quién solicita tu información personal. ¿Es legítimo? Si no estás seguro de quién es, dile que le devolverás la llamada y pregúntale por el número comercial en el que poder localizarle.

Lee siempre la letra pequeña. Si alguna organización quisiera transferir tus datos a otras organizaciones o tratar los mismos para otros fines, deberá previamente obtener tu consentimiento. Recuerda que también puedes oponerte a estas cesiones de datos.

Si no confías en la seguridad de un sitio web o no te sientes cómodo con el tratamiento que obtendrá tu información personal, no proporciones tus datos.

Utiliza contraseñas y nombre de usuarios diferentes en todas tus cuentas.

Extrema las precauciones cuando utilices ordenadores de acceso público para acceder a tu información personal.

Utiliza un sitio web seguro que muestre los datos de contacto de la empresa. Busca el símbolo de un candado dorado y una política clara de privacidad y de devoluciones. Comprueba que la dirección web empieza con “https”.

Lee la política de privacidad.

Todas estas cuestiones te ayudaran a proteger tus datos y con ello, tu privacidad. No aceptes, sin más, los parámetros establecidos por las compañías, porque no siempre se corresponden con tus deseos.

]]>

2014-03-05T16:14:55+00:0005/03/2014|Sin categoría|
Share This