Compartir en Whatsapp

Edward Snowden, el exanalista de la CIA, ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de la propiedad privada en internet con el escándalo de las escuchas telefónicas ilegales y el espionaje de miles de correos electrónicos realizados por EEUU y por otros países europeos como Reino Unido o Francia.

Los servicios gratuitos de mensajería por internet más importantes como Gmail, Hotmail, Yahoo y redes sociales como Facebook, son estadounidenses y por lo tanto tienen sus bases de datos en ese país, por lo que están sujetos a la Ley Patriota según la cual cualquiera de sus agencias gubernamentales pueden solicitar información sobre sus usuarios. Al quedar al descubierto el programa estadounidense PRISM, se ha desvelado que empresas como Apple, Microsoft, Yahoo, Facebook o Google, han recibido miles de peticiones de las autoridades estadounidenses para compartir los datos de sus usuarios.

Se dice que “nada es gratuito” por lo que tanto los usuarios como las empresas que utilizan los servicios de correos electrónicos sin coste, deben ser conscientes de que su privacidad se ve amenazada.

Surgen alternativas que buscan proteger la privacidad de los usuarios y que utilizan la encriptación de los e-mail, como Lavabit o Startmail, esta última aún en desarrollo.

Esta protección también se busca en  mensajería instantánea, como la española Privit, que presentará su primera versión después del verano, con su sistema de encriptación de datos, compitiendo con WhatsApp.

]]>