La red social se consolida como una nueva vía de comunicación con los ciudadanos para perseguir delitos y prevenir a los usuarios.

En sus cuatro años de vida, la cuenta oficial de la Policía Nacional española en Twitter se ha convertido en un referente mundial en el uso de las redes sociales como canal de comunicación con los ciudadanos. Esta vía ha servido para localizar a víctimas, testigos y pruebas clave para resolver delitos sexuales o realizar más de trescientas detenciones relacionadas con el narcotráfico. Una de las claves del éxito está en el lenguaje coloquial que los responsables de esta cuenta utilizan para comunicarse con sus seguidores. Es el segundo cuerpo de seguridad en el mundo con mayor número de followers, sólo superado por el FBI.

 

La cuenta se abrió en marzo de 2009 y el número de seguidores se ha multiplicado por ocho desde enero de 2012. Reciben entre mil y mil quinientas menciones al día entre las cuales hay pistas o pruebas clave para resolver delitos. En el último año, como ejemplo, han contactado a través de Twitter con un testigo clave de una violación, han conseguido paralizar la difusión por Internet de un vídeo sexual de menores, la identificación de fraudes de phishing (término informático que denomina un tipo de delito dentro del ámbito de las estafas cibernéticas), o la detención de más de 300 personas relacionadas con el tráfico de drogas.