Las prácticas para los becarios

Las prácticas para los becarios

Los becarios y sus prácticas correspondientes.

Con la entrada del Plan Bolonia en los estudios universitarios, se insertó como obligatoria en algunas titulaciones una asignatura llamada de prácticas dando formación necesaria al alumnado para la obtención del grado de dicha titulación.

Las empresas interesadas en formar a estos alumnos universitarios han visto cómo las normas han tenido que adecuarse a esta realidad formativa universitaria; es por ello que el Real Decreto 592/2014 de 11 de julio aborda y regula ampliamente estas prácticas académicas externas de los estudiantes universitarios. Se desarrolla reglamentariamente el régimen jurídico de ambas partes, delimitando qué son prácticas curriculares y extracurriculares.

Las Prácticas Curriculares son aquellas prácticas que realizan alumnos de la Facultad en empresas e instituciones públicas o privadas, que están académicamente tuteladas e integradas en sus planes de estudios bajo la Asignatura «Prácticas en Empresas«. Son alumnos que han superado más de la mitad de los créditos ECTS exigidos en el Plan de Estudios del Grado que estén cursando.

Estas prácticas no están sujetas a remuneración económica alguna con lo que no hay vínculo de índole laboral entre el alumno y la empresa colaboradora y por tanto no existe alta en el régimen general de la Seguridad Social, estando el alumno cubierto con el seguro escolar. Su duración vendrá establecida en el Plan de Estudios correspondientes.

Asimismo, el alumno deberá estar matriculado en la asignatura vinculada según el Plan de Estudios y las empresas interesadas en estas prácticas deberán suscribir un Convenio de Cooperación Educativa con la Universidad correspondiente.

Por otro lado, las Prácticas Extracurriculares son aquellas Prácticas Académicas Externas que los estudiantes podrán realizar con carácter voluntario durante su periodo de formación y que, aún teniendo los mismos fines que las prácticas curriculares, no forman parte del correspondiente Plan de Estudios. El alumno que haya realizado prácticas extracurriculares puede solicitar el reconocimiento de los 12 créditos ECTS que corresponden a la asignatura Prácticas en Empresa. Para ello, no es necesario que se matricule en la asignatura.

Estas últimas sí son remuneradas, teniendo un mínimo de retribución de 360 euros mensuales, por lo tanto existe obligatoriedad de alta en el régimen general de la Seguridad Social como relación especial, cotizando como si de un trabajador con contrato para la formación y aprendizaje se tratase, excluyéndose la cotización por desempleo, fogasa y formación profesional; con esto, para el 2016 supone un coste de seguridad social de 41,42€.

En el caso de que la entidad o empresa colaboradora retribuyese en concepto de ayuda al estudio o al transporte a las Prácticas Curriculares, estaría obligado al alta del alumno en el régimen general de la Seguridad Social. La diferencia con las Extracurriculares en este caso deriva en que la Disposición Adicional 25ª del Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, prevé una bonificación del 100% relativa a la cotización a la Seguridad Social.

Tanto en la remuneración voluntaria de las prácticas curriculares como en la de las extracurriculares se deberá efectuar la retención correspondiente a cuenta de IRPF.

Es interesante tanto para el alumno como para las empresas o entidades colaboradoras este tipo de prácticas curriculares como extracurriculares ya que el alumno podrá aplicar y complementar los conocimientos adquiridos en su formación académica favoreciendo la adquisición de competencias que les preparen para el ejercicio de actividades profesionales, faciliten su empleabilidad y fomenten su capacidad de emprendimiento.

]]>

2016-06-07T01:39:53+00:0007/06/2016|Sin categoría|
Share This