Tenemos que destacar que según lo establecido en la normativa de aplicación sobre protección de datos, los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición), son derechos personalísimos que únicamente pueden ser ejercitados directamente por el propio afectado.

 En consecuencia, los datos de personas fallecidas no entran dentro del amparo de la LOPD ni en los reglamentos que la desarrollan.

No obstante la Agencia viene admitiendo que los familiares de los fallecidos ejerciten el derecho de acceso a su historial clínico, de conformidad con lo previsto en la Ley de Autonomía del Paciente.

 Asimismo, el Reglamento permite también que las personas vinculadas familiarmente al fallecido puedan notificar al responsable del fichero el fallecimiento con la finalidad de conseguir la cancelación de los datos de aquel fichero.

]]>