Qué hacer ante una inspección de Hacienda

Qué hacer ante una inspección de Hacienda

Asume que una inspección de Hacienda es normal y aprende a superarla con éxito. La notificación de una “Inspección de Hacienda” puede provocar una gran preocupación a la empresa que lo recibe. El empresario se podrá hacer diversas preguntas: ¿Qué se ha de hacer si se recibe una notificación informando que se va a pasar una inspección de Hacienda? ¿Por qué se puede recibir una inspección de hacienda? ¿Qué derechos tengo? En primer lugar vamos a determinar qué principales causas pueden provocar el recibir una inspección por parte de Hacienda: Pérdidas continuadas en el tiempo. Una empresa puede perder dinero durante un tiempo, pero no es lógico el mantener un negocio con continuas pérdidas por tiempo indefinido. Si se declaran menos ingresos que gastos, Hacienda podrá sospechar que no están siendo declarados todos los ingresos. • Modelos trimestrales y anuales no cuadran. Hay que tener siempre presente que los errores, aunque sean aritméticos, que motiven un descuadre entre los trimestres presentados y el resumen anual, pueden provocar una revisión por parte de la Inspección. Muy importante el que cuadren los gastos declarados en el impuesto de sociedades con los declarados en el resto de impuestos, IVA e IRPF. • Alta en el registro de operadores intracomunitarios. Es común, debido a la multitud de fraudes ocasionados con el IVA intracomunitario, el recibir a personal de la inspección de hacienda para comprobar la existencia de actividad del solicitante del alta como operador. • Solicitud de devolución de IVA o IRPF. Si se solicita la devolución tanto del IVA como del IRPF, es lógico que la AEAT quiera asegurarse que lo declarado es correcto antes de proceder a su abono. Tenga presente esta cuestión siempre que lo vaya a hacer y compruebe antes la exactitud de los datos presentados. • Exceso en la declaración de ciertas partidas. Hay determinadas partidas contables de las que no hay que abusar. Existen ciertos gastos personales, comidas, viajes, combustible, etc., que se tienen que limitar a lo directamente afecto a la actividad. Así también ocurre con las partidas gastos extraordinarios y gastos financieros. • Determinadas campañas a empresas de un sector. La administración tributaria, al igual que cualquier empresa privada, tiene unos ciertos objetivos anuales. En este caso sus objetivos de búsqueda del fraude fiscal se pueden orientar hacia determinados sectores en donde se sospecha una bolsa de fraude determinada. Llegado el momento de recibida la notificación de la inminente llegada de la inspección, debemos estar preparados para que no se convierta en una debacle. Aquí damos ciertos consejos que facilitarán la tarea. • Disponer de un software de facturación adecuado a la legislación. • Guardar adecuadamente toda la documentación contable, facturas y recibos. • Revisar todas las declaraciones presentadas. • Informa a tu asesor desde el primer momento, si todo está correcto podrás estar tranquilo. Por último resumimos brevemente los derechos y obligaciones del ciudadano ante la visita de la inspección al domicilio de tu actividad. Primero tenemos que indicar que los inspectores de hacienda están obligados a actuar con cortesía y tener buen trato, procure responder con la misma actitud, lo contrario podría perjudicarle. El domicilio es inviolable, el inspector sólo puede entrar en las instalaciones de su empresa si presenta autorización firmada por el Delegado de Hacienda de la zona y usted lo permite, o también por orden judicial en cuyo caso el empresario ya no podrá negarle el acceso. El inspector, una vez dentro del domicilio, no podrá obtener información, revisar ordenadores ni documentación si usted o un autorizado suyo no está presente. Para el caso de que la actividad se desarrolle en su domicilio particular, es necesario que el inspector presente una orden judicial para acceder, siendo insuficiente la autorización escrita del Delegado. En el caso de que el inspector tenga la autorización, es recomendable permitirle la entrada, ya que podría considerarse obstrucción a su labor e imponerle una sanción que puede llegar al 2% de su cifra de negocios. Como siempre nuestro consejo es ponerse siempre en manos de profesionales tributarios, le evitarán problemas innecesarios.]]>

2016-07-11T23:35:06+00:0011/07/2016|Sin categoría|
Share This