La Audiencia Nacional obliga a cancelar los datos que todavía figuraban en los ficheros de la policía.

Un ciudadano que resultó absuelto de dos delitos de los que fue acusado en un proceso de separación ha conseguido que se cancelen sus antecedentes policiales, que todavía figuraban en los archivos cinco años después de  ser sobreseído de una de las causas y conseguir la absolución en la otra. La Audiencia Nacional dictó el pasado 26 de junio una sentencia en la que obliga a la cancelación de los datos de los ficheros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aunque desestima la reclamación de indemnización de 3.000 euros que el afectado había puesto.

Los hechos se remontan a abril de 2007, cuando Gabriel A. P., incurso en un proceso de separación y a quien su anterior pareja había denunciado en reiteradas ocasiones por supuesto maltrato, fue absuelto de este delito. La mujer también lo había denunciado por el supuesto hurto de un vehículo, actuación que fue sobreseída.

Al año siguiente, el afectado presentó una reclamación ante la comisaría de Marbella en la que solicitó que se investigara la filtración de las denuncias en su contra y que en el sistema de información de la policía se hiciese constar el resultado de los procesos judiciales, ya que en los ficheros seguía figurando con antecedentes por ambos delitos.

En 2009, tras no haber conseguido una respuesta por parte de la comisaría de Marbella, hizo extensiva la reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos. La comisaría le informó posteriormente de que su queja se había extraviado, y le instó a presentar un formulario que el afectado se negó a cumplimentar por entender que la cancelación solo afectaría parcialmente a su historial.

Ahora, tras un largo proceso judicial, ha conseguido que la Audiencia Nacional desestime la resolución de la Agencia de Protección de Datos que rechazaba la reclamación y ordene la cancelación de los datos contenidos en los ficheros.

]]>