En las compraventas de empresas es muy habitual realizar la valoración de la empresa aplicando un múltiplo al EBITDA, por ello es muy importante tener claro este concepto a pesar de que no está previsto en el Plan General Contable.

En GM Consulting contamos con un equipo de profesionales especializados en el sector del transporte.

Cuestiones de fondo

El EBITDA es uno de los indicadores financieros más conocidos, e imprescindible en cualquier análisis fundamental de una empresa. Sus siglas representan en inglés el margen de beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortización (Earnings Before Interest, Tax, Depreciations and Amortizations, o lo que es lo mismo representa el beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros.

Con el fin de evitar una mala interpretación del EBITDA, conviene hacer varias aclaraciones:

  • El objetivo del EBITDA no es el de medir la liquidez generada por la empresa, ya que no incluye salidas o entradas de tesorería.
  • Al eliminar las amortizaciones, no tiene en cuenta las inversiones realizadas.
  • Es posible que al no considerar el endeudamiento de la empresa, un EBITDA elevado sea consecuencia de un elevado grado de apalancamiento, por lo que la capacidad de obtener beneficio puede verse reducida.

Podemos calcular el ebitda de una forma sencilla a partir del resultado de explotación o ebit (earning before interest and taxes), es decir, el beneficio antes de deducir impuestos e intereses, que no es otra cosa que el resultado operativo generado por la actividad propia del negocio.

Ebit= ventas – costes – gastos operativos.

Para calcular el ebitda, sumamos al resultado de explotación los gastos y provisiones por depreciaciones y amortizaciones:

Ebitda= ebit + gastos de depreciación + gastos de amortización.

También puede calcularse con la fórmula:

Ebitda = ebit + intereses + impuestos + amortización + depreciación.

Si nos encontramos ante una operación de compra venta de nuestra compañía debemos conocer las ventajas e inconvenientes del uso del EBITDA, los principales ajustes que debemos identificar así como los pasos a dar para la valoración por múltiplos.

Ventajas

  • Es un primer indicador de la caja operativa que generará la compañía.
  • Permite comparar empresas similares mejor que otras métricas como el beneficio neto que se distorsionado por:
  • En definitiva, una forma de obtener una imagen del margen del negocio, sin tener en cuenta inversiones y financiación.

Inconvenientes

  • Su obtención no es exactamente directa, es decir, no es comenzar por las ventas y restar o sumar el resto de partidas de la cuenta de resultados. Debemos de analizar como explicaremos a continuación la forma de obtener el EBITDA recurrente.

¿Cómo obtener el EBITDA recurrente?

Por norma general, los ingresos y gastos que deben incluirse en el EBITDA son aquellos que proceden de la actividad habitual de la empresa y tienen el carácter de recurrentes, es decir, se repiten periodo tras periodo.

Pasos a dar para la valoración por múltiplos

  • Selección compañías cotizadas y/o transacciones comparables.

  • Cálculo del múltiplo para cada una de las compañías o transacciones seleccionadas.

  • Aplicación de los distintos múltiplos a nuestra compañía.

  • Obtención de un rango de valor. Analizamos las compañías utilizadas con el detalle suficiente para determinar cuáles son más parecidas a nuestra empresa.

A modo orientativo facilitamos una tabla de múltiplos “Valor de Empresa/EBITDA” en el sector del transporte de compañías cotizadas en Europa (Fuente:Stern NY)

 

Sector201920182017
Transporte8,299,137,85

 

Conslusiones

La compraventa de una compañía es una de las decisiones más importantes de un empresario, por ello es de gran importancia hacer una buena valoración y tener un buen asesoramiento en el proceso de venta.